San Charbel Oración Poderosa Para Los Casos Urgentes

 

La nueva ley del amor compromete radicalmente al hombre y orienta el significado de su presencia en el mundo. Y en este horizonte del amor, el trabajo se sitúa en una perspectiva totalmente nueva, y las estructuras económicas y sociales en las que se presenta tienen que interrogarse y transformarse, porque la conversión evangélica no mira solo a la conciencia individual sino también a las estructuras.

Reflexión actual.

El trabajo hay que comprenderlo en relación con la creación y con Dios creador. Dios no ha creado un universo enteramente acabado para entregar después la dirección al hombre. Más bien Dios ha llamado al hombre a ser su colaborador en la organización progresiva del universo y lo ha asociado a su obra. Esta es la vocación humana fundamental: dominar el universo, participar de la creatividad divina. Y en la creación, el hombre es señor del universo. Luego todo lo creado está en función del hombre, la primacía de lo creado se encuentra en la persona humana. Juan Pablo II, dirá que “el trabajo está en función del hombre, y no el trabajo en función del capital” (LE 23)

Visto así el trabajo ha de superar la inmediata finalidad económica, y ha de enriquecer y permitir la realización más plena de la persona. Y en esta perspectiva, el trabajo se convierte en un derecho-deber que transciende la dimensión puramente utilitaria. Significa la colaboración positiva al crecimiento del mundo y del hombre. Y, por esto mismo, el trabajo supone también un deber irrenunciable.

Este es el fundamento del derecho-deber del individuo de hacer del propio trabajo un elemento de humanización y, al mismo tiempo, el deber de la sociedad de desarrollar las posibilidades de humanización propias del trabajo. Desde esta perspectiva, la atención pasa del trabajo al trabajador y a sus relaciones con la sociedad. Lo que está en juego es la persona del trabajador y su capacidad de crecer como persona. El cristiano no puede, pues, aceptar una concepción del trabajo en la que el hombre se convierta en objeto de otra persona o quede reducido a mero instrumento de los fines productivos de otros. El trabajo está al servicio del hombre y no al revés.

San Charbel Oración Poderosa Para Los Casos Urgentes

[spoiler title=’Ver La Oración ‘ style=’default’ collapse_link=’true’]

[/spoiler]

 

Loading...